Una mayor implementación de distintas tecnologías en el área marketing ha transformado la profesión en los últimos años. Además de mayores niveles de medición y datos, las estrategias y los métodos utilizados han cambiado radicalmente la mentalidad de los marketeros.  Ha habido una verdadera carrera armamentista en marketing con la adopción de técnicas automatizadas, como las plataformas de marketing automation y machine learning, la orientación basada en cookies y las tecnologías offline / online, como los beacons.

Sin embargo esto es sólo el inicio de la revolución de la tecnología del marketing. La inteligencia artificial (IA), combinada con tecnologías como la Internet de las cosas, la realidad mixta, el big data y el cloud, está destinada a transformar por completo nuestro mundo. La razón por la que estas tecnologías tendrán tal impacto es que los clientes desean un mayor grado de personalización, rapidez y conveniencia.

Actualmente la inteligencia artificial ofece las relaciones personales que se generaban en las antiguas tienda del barrio al mundo moderno del marketing online y offline.  Anticipar las necesidades de los clientes no es un concepto nuevo. Lo que es nuevo es la capacidad de anticipar y responder a las necesidades del cliente en forma automática, casi en tiempo real y a gran escala, para cientos, miles o incluso millones de clientes a la vez.

Hasta no hace mucho tiempo un cliente podía recorrer una tienda y el vendedor conocía su nombre, qué tipo de cosas había comprado, cuánto tiempo había sido cliente y otra información importante acerca de su personalidad y comportamiento. Esta relación no sólo hace que el proceso de compra sea agradable, también aumenta la probabilidad de que el cliente vuelva, que consuma más y que desarrolle un sentido de fidelidad y confianza hacia la marca.  Hoy el cliente compra en supermercados en los que nadie conoce su nombre. Pero eso tiene una solución: la Inteligencia Artificial (IA).

Utilizando analítica predictiva, es posible pasar de la era del marketing de masas, centrada en el producto, a la era del marketing altamente personalizado, centrada en el cliente.  Hoy por hoy, incluso las pequeñas y medianas empresas interactúan con los clientes a gran escala, a través de una amplia variedad de canales, incluidos sitios web, redes sociales, aplicaciones móviles y visitas a tiendas.  La inteligencia artificial es capaz de reunir datos dispares, plataformas y tecnología para hacer frente a las cada vez mayores expectativas de los clientes.

Debido al aumento sustancial en velocidad, número y tipo de interacciones con los clientes, las empresas tienen una mayor oportunidad de mantener ese estilo de relaciones personales que solía ser un aspecto importante al hacer negocios.

Por supuesto esto no es fácil, y muchas empresas fracasan debido a la falta de capacidades técnicas, organizativas y de enfoque estratégico.  La inteligencia artificial es una nueva forma de pensar las relaciones con los clientes, impulsado por las nuevas tecnologías, los grandes datos y el aprendizaje automático, que denominamos colectivamente analítica predictiva.

Los marketeros deben prestar más atención a la inteligencia artificial. La aplicación de análisis predictivo es la mayor oportunidad de cambio de juego desde que Internet se convirtió en la corriente principal hace casi 20 años.  Aunque algunas grandes marcas han estado utilizando piezas de marketing predictivo desde hace muchos años, todavía estamos en las primeras etapas de su adopción, y éste es el momento adecuado para empezar.

A modo de conclusión, los marketeros deben seguir adaptándose. De hecho, tendrán que adecuar sus puestos de trabajo, ya que todos los roles se verán afectados por la inteligencia artificial, desde directores creativos, pasando por CMOs, hasta ejecutivos publicitarios.

Compartir: